Teléfono: 955 29 01 53   Email: info@perrosguiadeandalucia.es   ASOCIACIÓN DE USUARIOS DE PERROS GUÍA DE ANDALUCÍA

El sábado realizarán una ruta informativa por las calles cordobesas. Más de 900 perros realizan su labor de guía en toda España, cerca de 200 en Andalucía

 

La Asociación de Usuarios de Perros-Guía de Andalucía, en colaboración con la ONCE, va a celebrar sus V Jornadas temáticas en Córdoba del 4 al 7 de diciembre. Durante estos cuatro días, usuarios de perros-guía y profesionales de la salud debatirán sobre su situación y realizarán actividades dirigidas a concienciar a la población sobre sus derechos.

La presidenta del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Mónica Madrid, inaugurará el sábado, a las 10.00 h., las jornadas en un acto en el que participará el director de la ONCE en Córdoba, Fernando Rico, y el presidente de la Asociación del Taxi en la ciudad, . El mismo sábado por la tarde protagonizarán una ruta informativa con sus perros-guía por las calles del centro de Córdoba que partirá de la sede de la ONCE, en la calle Doctor Ruiz Malla, a las 18.30 h. Durante estos cuatro días permanecerán alojados en el Hotel Trip Los gallos.

En España más de 900 perros realizan su labor de guía a personas ciegas, de los que cerca de 200 están registrados en Andalucía.

La preparación de los perros guía y su trabajado de adiestramiento les permite comportarse con extrema corrección en este tipo de locales, en los que ocupan siempre un discreto lugar junto a la silla del usuario o debajo de la mesa, donde pasan desapercibidos a pesar de la cercanía de la comida.

Con frecuencia, estos canes ni siquiera son vistos por el resto de clientes del establecimiento, que sólo se dan cuenta de su presencia cuando, finalizada la comida, el desayuno o el encuentro y, a la mínima señal del usuario, se incorporan para seguir sus indicaciones y guiarle adecuadamente.

En los hoteles, los perros están preparados para moverse por salones, escaleras, ascensores y otras dependencias, tareas para las que han sido entrenados. Luego, en la habitación, ocupan el sitio más idóneo donde descansan sin ladrar o corretear, como un acompañante muy discreto.

Comportamiento e higiene asegurados

El buen comportamiento y la limpieza de estos perros, que reciben cuidados higiénicos y sanitarios muy habituales –una analítica semestral y control veterinario exhaustivo fijados por la ley-, les permite ser un compañero con todas las garantías.

En general, la ciudadanía comprende y entiende que la labor que realizan estos perros es muy importante para los usuarios, con un trabajo serio y amparado legalmente: una ley permite el acceso de estos perros como guías a cualquier sitio público junto a su usuario, y todo gracias a su excepcional sociabilidad y educación, lograda con mucho esfuerzo.

El adiestramiento, además de convertir al perro en un eficaz guía, le trasforma en un amigo comprensivo y cariñoso para su dueño, y en un animal sociable, paciente y amistoso para los demás. Con este objetivo, desde muy cachorro, se le ha hecho frecuentar múltiples ambientes y convivir con un gran número de personas.

Cuando el perro guía lleva puesto el arnés es para él la señal de que está trabajando. Las personas tienen que conocer que, en ese momento, no deben despistar al animal ni agarrar el asa del arnés. Sin embargo, fuera de su trabajo, el perro guía se comporta como cualquier can, y necesita los juegos, el cariño y el esparcimiento que habitualmente reciben estos animales.

Proceso de casi dos años

El proceso que conduce a un perro a convertirse en guía se inicia con la exigente selección de sus padres. La experiencia ha determinado que son tres las razas más apropiadas y utilizadas: el labrador retriever, el golden retriever –o el cruce de ambas- y el pastor alemán.

Al final del periodo, que dura entre 18 y 24 meses, sólo la mitad de los perros llegarán a ser guía. Antes, deben superar un proceso que tiene tres etapas diferenciadas: estancia con una familia (entre los 2 y los 12 meses); periodo de adiestramiento (seis meses más) y adaptación a su usuario.

El periodo de adopción en una familia es la etapa de socialización del perro, donde aprende a convivir con personas próximas y extrañas y se acostumbra a situaciones, objetos y sonidos como el transporte público, las tiendas o el bullicio, además de aprender las primeras reglas.

Entre los 12 y los 18 meses, el perro trabaja en su fase de adiestramiento, donde logra habilidades específicas, como caminar recto, señalar bordillos o sortear obstáculos.

Al final, llega el momento de asignar el perro a  aquel usuario de características más acordes con las del animal: en un cursillo de tres semanas, perro y usuario aprenden a trabajar juntos. Por delante quedan nueve o diez años de convivencia.

Los usuarios buscan un compañero capaz de integrarlos en la sociedad. Por eso, cuentan con derechos que les garantizan que el equipo perro-ciego puede hacer vida normal. Las leyes de todas las CCAA amparan el derecho a deambular libremente en cualquier establecimiento público, o de uso público, o utilizar cualquier medio de transporte. El “derecho de admisión” no es aplicable en este caso y están fijadas las sanciones económicas pertinentes.

ACTIVIDADES AUPGA

Detalles de contacto

AUPGA (Perros Guía de Andalucía)
c/Resolana 30, Sevilla (41002)

Email: info@perrosguiadeandalucia.es
Teléfono: 955 29 01 53

Visitas

35651
HoyHoy80
AyerAyer339
Esta semanaEsta semana600
Este mesEste mes2301
TotalTotal35651
Día record 11-13-2018 : 339
Statistik created: 2018-11-14T02:31:12+01:00
UNITED STATES
US

Visitas desde el origen de la web

Visitas del artículo
176639